¡Adiós 2020!

Lo menos que podemos decir es que ha sido un años «raro» en lo personal y en lo profesional, según voy pensando en ello, voy transformando el adjetivo a incierto, puñetero… En fin, nada que no otros no hayan vivido también y seguramente con menor fortuna que la mía.
Por ello quiero dar las gracias a los clientes que confiaron en mí y han ayudado a pasar este año, además de depositar su confianza en mí, también supieron entender la situación personal en su momento. Y por supuesto a los amigos, que desde la distancia apoyan y entienden este distanciamiento; aunque parece que algunos se perdieron en la distancia y a otros esta misma les hizo regresar.