Este momento se me hace muy duro, no sólo en lo profesional por las circunstancias que lo propician, sino también en lo personal. Nunca imaginé que tendría que colgar el cartel de cerrado; por el momento de forma indefinida.

No suelo hablar nunca de circunstancias personales, pero esta vez no me queda otra. Las circunstancias que me obligan a cerrar es que necesito todo el tiempo para cuidar de mi hija afectada por un cáncer.

En cuanto me sea posible me pondré en contacto con aquellos clientes que teníamos algún proyecto.

Tan sólo me queda dar las gracias a aquellos en los que han confiado en mi trabajo.
Espero poder volver cuando sea posible.

Un abrazo,
Juan Carlos, alias «Balfonek»