Tornillo de dirección tri-material

Categorías Sacando viruta0 comentarios

Rubén, del Club North Wheels, nos encargó el diseño de un tornillo de dirección elegante y funcional.
Como requisitos tenía que ser de aluminio e incluir un grabado del diseño que él mismo nos aportó.
Y decidimos hacer el tornillo de una pieza tri-material. El aluminio y el latón en la parte exterior para darle la estética y el acero inoxidable en la parte del tornillo para que sea duradero y funcional.

Fabricación de las piezas.

Acero Inoxidable.

Lo primero es realizar la parte del tornillo de acero inoxidable y su roscado en el torno.

Después fresamos la cabeza triangular, que irá embutida en la cabeza del tornillo.

Aluminio.

Empezamos por realizar una preforma exterior y parte del interior. Además de una parte para poder sujetar la pieza en el plato de la fresadora.

Ahora que ya tenemos la pieza fijada en la fresadora, pasamos a mecanizar la parte exterior y hacemos el alojamiento interior para la cabeza triangular del tornillo.

Latón.

La cabeza del tornillo, lleva una tapa de latón, que hace que éste se vea como una sola pieza y oculta la pieza de acero inoxidable.
Para ello, realizamos dicha pieza en el torno.

Uniendo partes.

Con todas las piezas por separado, es hora de hacer que las tres formen una sola.

Lo primero es embutir la cabeza triangular del tornillo de acero inoxidable, en la cajera mecanizada en la cabeza de aluminio.

Ahora ya podemos ocultar el interior con la tapa de latón, que va embutida también sobre el aluminio.

Personalización.

Sólo falta plasmar el diseño que nos proporcionó Rubén, sobre la pieza.
Para ello grabamos el diseño sobre la parte de latón, manteniendo la unión entre materiales vista. Ya que creo que le aporta mucha personalidad.

Los detalles.

Llegado a este punto, solo falta hacer que la pieza final sea algo único y personal. Esto solo se consigue cuidando los detalles.

Tras el acabado final realizado a mano, el grabado realizado sobre el latón se ha pavonado para resaltar sobre el resto de la pieza.

Tampoco podía faltar un embalaje hecho a mano para albergar tanto el tornillo original como el que acabamos de fabricar.

Resultado final.


 

¡Compartir es vivir!
Una mente inquieta pero perezosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *